jueves, 31 de octubre de 2013

Ilustración: La niña en la luna.


¡Terroríficos saludos!

Aprovechando que es Halloween, estaba yo tomando una tacita de chocolate caliente bajo la luz de la luna con mis amigos Edgar Allan Poe y H. P. Lovecratf, hablando de cosas misteriosas y terroríficas, cuando nos asomamos a la ventana y... ¿qué creéis que vimos?

Pues sí, una chica que, apoyada en la luna, nos observaba muy callada.


—Estaba escuchando vuestros relatos —nos explico— y no quería molestaros.
—¿Y te gustan? —preguntó Lovecraft.
—¡Ya  lo creo! —respondió ella—. Estaría escuchándolos toda la noche.
—¡Pues —dijo Poe sirviéndose otra taza de rico chocolate mientras no dejaba de acariciar al gato negro— no vas a estar ahí sola NUNCA MÁS! Anda, baja, que te sirvo un poco.

Y así, los cuatro seguimos contando historias de terror y misterio. Luego, cuando llegaron mis amigos Verne y Stoker fue tremendo porque montamos una fiesta de disfraces terroríficos con los que asustamos a los vecinos, a las nubes del cielo y al pobre gato negro.

  
 
¡Felices lecturas

miércoles, 23 de octubre de 2013

Ilustración: Edgar Allan Poe

 ¡Hola a todos!

Halloween está cada día más cerca. Y ya sabéis que es tiempo de brujas, fantasmas e historias de miedo.

Y fue escuchando historias de terror que me quedé dormido. Y en mi sueño, volví a ver a mi gran amigo  Edgar Allan Poe, que, para mí, es el mejor poeta y escritor de relatos de misterio y terror que ha habido jamás.

Juntos, recorrimos las calles de su ciudad natal, el Boston de 1830. Mientras, me recitaba sus terroríficas historias, como "El hundimiento de la Casa de Usher", "Los crímenes de la calle Morge", "El pozo y el péndulo" o "La verdad sobre el caso del señor Valdemar". También hablamos de sus poemas, como "El cuervo" o de su única novela, "La narración de Arthur Gordon Pym"

Su estilo puede llamarse literatura gótica y sus historias están llenas de caserones oscuros, cementerios tétricos y personajes tristes y desolados.

Y, pensando en todo esto, al despertarme, se me ocurrió hacerle este retrato:




¿Qué os parece?

"... Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir graznando: “Nunca más...”
 
 
¡Felices lecturas!

jueves, 17 de octubre de 2013

Ya está aquí El misterio de la fórmula robada.

 
¡Hola a todos!
 
Aquí os presento a mi nuevo libro, El misterio de la fórmula robada (Algar editorial, colección Calcetín número 92)
 
¿Qué os puedo decir?
 
Ayer recibí los ejemplares de muestra de la editorial y estoy encantado con el resultado. ¡Ha quedado precioso!
 
Gracias, de nuevo, a Algar por darme esta oportunidad, a Mario por sus geniales dibujos, a mi familia y amigos por darme su ánimo incondicional y a los futuros lectores que, espero, se animen a resolver este misterio.




¡Felices lecturas!

lunes, 7 de octubre de 2013

El misterio de la fórmula robada ya está en la Web de editorial Algar.


¡Hola a todos!

¡Al fin puedo compartirlo con vosotros!

El misterio de la fórmula robada, mi nuevo libro, ya está en la página web de editorial Algar, dentro de la colección calcetín.

Se trata de una novela llena de misterio con muchos personajes donde pasan muuuuuuchas cosas divertidas.

Aquí os dejo la genial portada de Mario García Arévalo, el ilustrador.






Este es el enlace. Os iré informando de nuevas noticias en breve.


¿Os animáis?

¡Felices lecturas!

viernes, 4 de octubre de 2013

Ilustración: el hada de la Luna


¡Hola a todos!

Ayer estaba inventando historias a la luz de la luna y, buscando inspiración, mirad a quién me encontré... ¿O fue ella la que me encontró?
 
Resulta que el hada de los contadores de historias y de los que las dibujan estaba mirándome desde allá arriba. Al principio, la verdad, me sorprendí un poco pero luego comprendí que no había nada que temer y nos contamos historias muy divertidas, cazamos y pilotamos algunos cometas, dibujamos con las nubes en el cielo y, en definitiva, nos hicimos amigos.
 
Ya cuando empezaba a amanecer, mi amiga tuvo que marcharse pero, antes, le pedí si podía dibujarla. No le quise hacer una foto porque, a las hadas hay que dibujarlas, no fotografiarlas.
 
Este es su retrato. Espero que os guste.

¡Estoy seguro de que hoy la veré otra vez!



 
 
¡Felices lecturas!